Posteado por: elcanibal | agosto 30, 2008

EL PROBLEMA DE LA PARTICIPACIÓN

Es un tema muy presente, debatido y conflictivo. Unos dan unas razones, otros difieren y la mayoría guarda silencio. Pero la realidad es la que es: cada vez participa menos gente en toda esfera social que se pretenda tenga un significado común y colectivo, ya sea de tipo cultural, como los conciertos veraniegos, religioso, como las misas, político, como las convocatorias de consejos juveniles, enmiendas de proyectos y ciertas votaciones, deportivo… Evidentemente hay honrosas excepciones, pero se está tratando aquí la regla general. En las propias asociaciones la participación deja mucho que desear, en primer lugar las personas son reacias a formar una entidad de este tipo, y, una vez dan el paso, al poco tiempo se desinteresan y dejan de intervenir activamente.

 

Para discutir un problema hay que empezar por acotarlo y definirlo: ¿a qué nos referimos con la participación? En el DRAE se define participar como: a. Dicho de una persona: Tomar parte en algo; b. Recibir una parte de algo; c. Compartir, tener las mismas opiniones, ideas, etc., que otra persona. Participa de sus parecer; d. Tener parte en una sociedad o negocio o ser socio de ellos, y e. Dar parte, noticiar, comunicar. De todas las acepciones aquí interesan las que están subrayadas, pero por motivo distinto. Lo que significa la participación es tomar parte en algo, en algún acto, evento, costumbre, celebración…Puede ser tanto de manera cotidiana, en una tradición, como de manera extraordinaria, en una fiesta por ejemplo. Participar, en el sentido social o cultural, es sumarse a la acción con los demás, incluirse en actividades sociales-culturales, hacer cosas con más gente, moverse en dirección a la comunidad, expresar y exteriorizar sentimientos comunitarios mediante la acción colectiva espontánea o deliberada. Este sentido debe darse a la participación para referirnos al problema de su ausencia. Está claro que la participación de cada cual en su vida no está siendo analizada aquí, aunque un acercamiento a la literatura sociológica y psicológica sobre el tema nos haría llevarnos muchas sorpresas sobre nuestra propia autoparticipación vital.

 

Planteado el problema, ¿cuál es el motivo de la poca participación y cómo se puede solucionar? La repuesta está en la propia dimensión que se le ha dado aquí al término: la participación social o cultural está disminuyendo y la clave está en la pérdida del estilo de vida y del carácter comunitario tradicional de nuestra sociedad, en el ascenso del individualismo, en la heteronomía de la voluntad impuesta desde los mass media, en el aislamiento personal, en la determinación que nos provoca el sistema económico a pensar en lo nuestro y olvidarnos de lo demás…Desde el punto de vista psicológico el individuo se centra en sí mismo, se envuelve en la cotidianeidad, acepta los planteamientos exteriores mediante un proceso de conformidad automática, y se da un curioso fenómeno: cada vez la gente es más parecida, hace más lo mismo, ve lo mismo, viste la misma ropa, tiene los mismos fines personales (sean conscientes o inconscientes de esto), considera al entorno de manera más semejante, comparten ideas y pareceres (véase supra, DRAE), pero sin embargo hacen menos cosas en común, menos actividades comunitarias, prefieren pasar el tiempo con la gente cercana, la familia y los amigos, olvidando al resto de la sociedad: se está perdiendo cada vez más el sentido de pertenencia comunitario, el sentido de adscripción al grupo humano general…

 

Este es un problema muy interesante de debatir, de manera que el presente artículo no puede tener más que un carácter introductorio. He aquí la tesis central: la poca participación deviene de una tendencia más profunda consistente en la pérdida comunitaria de la vida social en constante transición a formas cada vez más elevadas de individualismo.


Responses

  1. Salud a todos

    ¿Que hacer?

    Cierto es que el individualismo es el resultado del proceso de división social del trabajo y la competitividad laboral. También los estilos de vida juegan un papel importante y sobre todo la influencia de los mass media en los procesos intrapsicologicos. Esta claro que la dimensión social de los humanos es interpsicologica primero e intrapsicologica después. Ósea desarrollamos nuestra personalidad social en la interacción con los demás. De este proceso se desarrolla también aspectos tan importantes para la personalidad como es la autoestima, así que si se pierde la dimensión interpsicologica inevitablemente estaremos abocados a un empeoramiento de la salud mental influenciados básicamente por la ansiedad y el estrés que produce el aislamiento social o exclusión social o lo que se ha venido a llamar la perdida de redes sociales.Sociologicamente solo podemos estar atentos al Cambio Social, a las nuevas formas de interacción que se están desarrollando, porque obviamente las personas cambian las formas de relacionarse e interactuar como resultado también de los cambios en los sistemas productivos y hábitos de consumo por la introyeccion de los valores transmitidos por los medios de comunicación (propaganda política y publicidad). Otro aspecto a tener en cuenta y unido a los procesos de división social del trabajo están los procesos de burocratización de la administración del Estado ante la que los ciudadanos están sometidos a la fuerza de introyeccion que esta impone. La burocratización convierte al ciudadano en un número, sin identidad social y despersonalizada. Estos dos fenómenos (división social del trabajo y burocratización) son fundamentales para comprender la disminución de redes sociales y de participación. El individuo se siente sometido a las fuerzas del mercado y la autoridad del Estado. El componente mediático sirve de narcótico ante la ansiedad que produce la exclusión y la falta de participación social. Así queda establecido el orden social, pero no es suficiente, la participación finalmente se hace presente pero en forma de conflicto social.

    11-9-2008. Maracaibo. Venezuela.

  2. En efecto.

    Esto es un hecho bastante investigado, lo de la poca participación. EL famoso sociólogo de EEUU Putnam decía que la sociedad de ese país -pero el fenómeno está también presente en Europa y España- ha perdido mucho capital social desde los 60 hasta hoy. La gente, decía, cada vez más va a jugar a los bolos en solitario. La participación social, clave, según este estudioso, para la convivencia e sociedad, ha caído vertiginosamente y la culpa se la atribuye a las cuatro horas que pasa el norteamericano medio delante del televisor.

  3. Evidentemente lo de los bolos es un ejemplo de la poca participación, de tantos que hay, lo utiliza por lo elocuente que es.
    Él lo fundamente todo en multitud de datos estadísticos de aquel país, en un estuio minusioso.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: