Posteado por: elcanibal | abril 10, 2008

Las letras de tu nombre

Las letras de tu nombre

bailan ante mis ojos

en un primer plano

 que desenfoca

 la vida circundante

y hasta el mismo universo

mi universo es tu nombre

danzando en mi cerebro

dentro del pecho un grito,

un río de tristeza fluyendo

El mundo se circunscribe

a este desaliento

La esperanza palpita

como un pez agonizando en el suelo.

Esta obsesión muda

me lleva hasta tu puerta,

la puerta de la nada

donde no hay consuelo.

Si la mayor prueba

de amor que puedo darte

es renunciar a tí,

ya lo he hecho.

Las letras de tu nombre

palpitan agónicas

como peces brillantes

tirados al suelo

Hola a todos os dejo aquí este poema que escribí hace unos días con mi saludo, Gonzalo


Responses

  1. Agradezco este tipo de cosas en el blog. Enhorabuena Gonzalo me ha encantado.

  2. Me uno al comentario de Juan Nadie. Me alegra ver este tipo de post. Es un alivio en medio de la polémica. Muy bueno Gonzalo.

  3. Muy bien el poema Gonzalo.
    Es muy buena la última frase, la que más me ha gustado.

  4. LA POESÍA ES UN ARMA CARGADA DE FUTURO

    Cuando ya nada se espera personalmente exaltante,
    mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia,
    fieramente existiendo, ciegamente afirmado,
    como un pulso que golpea las tinieblas,

    cuando se miran de frente
    los vertiginosos ojos claros de la muerte,
    se dicen las verdades:
    las bárbaras, terribles, amorosas crueldades.

    Se dicen los poemas
    que ensanchan los pulmones de cuantos, asfixiados,
    piden ser, piden ritmo,
    piden ley para aquello que sienten excesivo.

    Con la velocidad del instinto,
    con el rayo del prodigio,
    como mágica evidencia, lo real se nos convierte
    en lo idéntico a sí mismo.

    Poesía para el pobre, poesía necesaria
    como el pan de cada día,
    como el aire que exigimos trece veces por minuto,
    para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.

    Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
    decir que somos quien somos,
    nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
    Estamos tocando el fondo.

    Maldigo la poesía concebida como un lujo
    cultural por los neutrales
    que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
    Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.

    Hago mías las faltas. Siento en mí a cuantos sufren
    y canto respirando.
    Canto, y canto, y cantando más allá de mis penas
    personales, me ensancho.

    Quisiera daros vida, provocar nuevos actos,
    y calculo por eso con técnica qué puedo.
    Me siento un ingeniero del verso y un obrero
    que trabaja con otros a España en sus aceros.

    Tal es mi poesía: poesía-herramienta
    a la vez que latido de lo unánime y ciego.
    Tal es, arma cargada de futuro expansivo
    con que te apunto al pecho.

    No es una poesía gota a gota pensada.
    No es un bello producto. No es un fruto perfecto.
    Es algo como el aire que todos respiramos
    y es el canto que espacia cuanto dentro llevamos.

    Son palabras que todos repetimos sintiendo
    como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.
    Son lo más necesario: lo que no tiene nombre.
    Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.

    Gabriel Celaya

    ——————————————————————————–
    Cantos íberos (1955)
    Canción: Paco Ibáñez (en directo)
    Canción: Paco Ibáñez
    LA POESÍA ES UN ARMA CARGADA DE MERCURIO * Belén Reyes

    ——————————————————————————–

    Incluido en Poesía. Gabriel Celaya. Introducción y selección de Ángel González. El libro de bolsillo, nº 670. Alianza Editorial. Madrid. 1997.

    Y en Primeras promociones de la posguerra. Antología poética. Edición de Francisco Ruiz Soriano. Clásicos Castalia – 233.

    Y en Antología Cátedra de Poesía de las Letras Hispánicas. Selección e introducción de José Francisco Ruiz Casanova. Cátedra Letras Hispánicas. 500. Ediciones Cátedra S.A. 1998.

  5. Hola a todos

    Muchas gracias a Juan Nadie, Jose Manuel y Dani por vuestras alentadoras palabras. Es solo un poemita que me salió cuando en realidad intentaba escribir una cosa bien distinta, salio así sin esperarlo
    y cuando lo escribía noté como un nudo que se deshacía en mi pecho, como si lo plasmado ahí correspondiese a una emoción largamente contenida e incluso olvidada porque ya me había acostumbrado a vivir con ese malestar emocional que se había encapsulado en lo mas profundo de mi alma. Cuando lo releí suspiré profundamente y me sentí mas ligero , liviano aunque mas vulnerable, como si un bisturí invisible hubiese actuado desencapsulando esa emoción y sacándola fuera de mí, como si ya solo quedara esperar que la herida necesaria en esta cirugía anímica cicatrice para sentirme bien y recuperar la creatividad perdida. fue entonces cuando pensé en el poder sanador de la poesía, y lo muy valiosa que puede ser esta para aportar salud y equilibrio a nuestras vidas.
    En cuanto a mi querido amigo Jose Juan, no se que decirle, no se que intencionalidad ha puesto al enviar el poema de Celaya y ni siquiera se si hay en ello intencionalidad o no ya que el, por si mismo, no dice nada .
    Te diré ,Jose Juan, que Celaya es uno de mis poetas favoritos y que este poema en cuestión me gusta bastante, recuerdo cuando hace años lo cantábamos parodiando a Paco Ibañez con aquel ímpetu conbativo que nos caracterizaba entonces. Parece como si en él Celaya quisiera decir que solo la poesía social es la que vale, maldiciendo y despreciando el resto por considerarlo un lujo cultural por la gente neutral. Te diré aquí que yo no me caracterizo precisamente por ser neutral en ningun aspecto, pero también se que el mismo Celaya, mas avanzada su vida escribió cosas muy distintas y dijo digo donde antes dijo diego. Escribió poemas de amor preciosos dedicados a su mujer Amparixu . Pero el poema que mas me gusta de celaya es uno que se llama “La Belleza Inmediata” y dice así:

    De nada me sirvieron mis esfuerzos prometeicos.
    Logré-si algo logré-, que asombro, la belleza.
    descubrí de repente que en las cosas mas tontas
    había mil secretos, y había una alegría.

    El mundo de repente empezó a sonreirme.
    Y me daba verguenza no vestirme de blanco.

    Estábamos de fiesta. Y aquella fiesta loca
    me exigía que yo perdiera algún sentido.

    Mas no perdí ninguno.Gané el que me faltaba.
    Percibí lo que nunca capté por distraido.

    Daba risa pensar en como pretendimos
    transformar nuestro mundo, mejorar el presente,

    sin advertir qué bello, pese a tantas desgracias,
    era ya ese presente por ser, aún siendo abrupto.

    Si se mira un peciolo, si se muerde una fresa,
    si se monta un caballo, si se goza del agua

    se entienden ciertas cosas que no voy a explicarles.
    Mire usted. Coma usted. Galope. Nade. Viva.

    Tantos deberes, tantos dictados me impusieron
    prometeico-humanistas, cristianos y marxistas,

    que olvidé el disparate sagradamente sano.
    Y el cuerpo liberado, me pareció en pecado.

    Ahora, si, soy feliz. No pretendo. No exijo.
    No pretendo imponer mi ley. Estoy tranquilo.

    La vida, !es tan bonita! Lo real por real
    está absuelto. ! Y es bello ! Por eso, beso el suelo.

    Gabriel Celaya

    Ya ves Jose Juan, todo el mundo tiene derecho a evolucionar y reconsiderar las cosas, este poema me parece una hermosa lección de vida.

    a Jimi y a todos mi mas cordial saludo, Gonzalo

  6. Salud a todos.

    La mala Reputación es una cancion de George Brassens de las que se han hecho muchas versiones, como la Paco Ibañez y esta de Loquillo y Trogloditas.

    La mala raputación.

    En mi pueblo, sin pretensión,
    tengo mala reputación.
    Haga lo que haga es igual
    todo lo consideran mal.

    Yo no pienso, pues, hacer ningún daño
    queriendo vivir fuera del rebaño.
    No, a la gente no gusta que
    uno tenga su propia fe.

    Todos, todos me miran mal,
    salvo los ciegos, es natural.

    En la fiesta nacional
    yo me quedo en la cama igual,
    que la música militar
    nunca me supo levantar.

    En el mundo, pues, no hay mayor pecado
    que el de no seguir al abanderado.
    No, a la gente no gusta que
    uno tenga su propia fe.

    Todos me muestran con el dedo,
    salvo los mancos, quiero y no puedo.

    Si en la calle corre un ladrón
    y a la zaga va un ricachón
    zancadilla pongo al señor
    y aplastado el perseguidor.

    Esto sí que sí, que será una lata
    siempre tengo yo que meter la pata.

    No, a la gente no gusta que
    uno tenga su propia fe.
    No, a la gente no gusta que
    uno tenga su propia fe.

    todos tras de mí a correr,
    salvo a los cojos, es de creer.

  7. jejejeje….en fin, la mala reputacion no está tan mal no?

  8. pos yo creo k la gent tink se mas tranki y no preokupars tanto d los problemas y relajarse


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: