Posteado por: elcanibal | marzo 16, 2008

Reflexiones sobre nuestra sociedad

https://i1.wp.com/elcanibal.blogspot.es/img/democ.jpg Reflexiones sobre nuestra sociedad:el derecho del sufragio activo

El objeto del presente artículo es tratar un tema general, el de la autonomía de la voluntad -hasta qué punto somos autónomos, a través uno particular como es el del ejercicio del derecho al voto,  y de paso manifestar mi descontento con nuestro sistema democrático.

   El nº de votos que consigue un partido depende de los medios con los que cuente: recursos financieros, participación en las AAPP para llegar más a la gente, medios de comunicación, maneras de trasmitir su mensaje al público ….El voto,  al igual que las mercancías en el ámbito comercial, depende de la publicidad y de la propaganda; por eso se publicitan y hacen tanta propaganda todos los partidos –al igual que lo hacen todas las empresas. De esto se extrae un primer postulado básico de la política electoral: a mayor recursos: mayor nº de votos. No es que exista una correlación del 100%, pero es evidente que existe una fuerte relación : el voto está fuertemente influido por el esfuerzo “comercial” que haga el partido.

Es consecuencia de ese primer postulado un segundo postulado: el voto está influido o inducido en gran medida por la propaganda, ya sea directa (la que se hace expresamente en los carteles y en los anuncios) o subliminal (la que hacen las AAPP de autobombo o la mera presencia reiterativa de ciertos partidos poderosos en los medios de comunicación).

Además hay un aspecto importante que se debe resaltar: el control por los partidos de las AAPP otorga a los mismos muchas posibilidades de aumentar su cuenta de votantes. Para esto disponen de diferentes medios: el autobombo, el control de los puestos de trabajo de carácter laboral  -que por cierto están en aumento, la posibilidad de distribuir favores y ventajas varias…, la posibilidad de hacer promesas que los demás grupos no pueden hacer y, también, la mera gestión de los asuntos públicos conlleva cercanía con el ciudadano, lo que facilita que el mensaje ideológico del partido sea captado por los administrados. Debe advertirse que sólo este último punto es políticamente correcto. De lo dicho ahora mismo se puede inducir un tercer postulado: el control de la AP permite a un partido llegar a más gente y aumentar la cartera de votantes.

Estos tres postulados se resumen en una conclusión general: el voto del ciudadano depende de la presión en la que se ve envuelto, de la presión mediática y material de su entorno. Quiero decir que el ciudadano cuando decide a quién votar lo hace en un medio social que le influye constantemente; los mecanismos de los que se sirven los partidos para influir a los votantes son los que se han ido mencionando arriba (publicidad, cercanía de los medios de comunicación…). Esta presión a la que me refiero, que no es de coacción física sino psíquica, va calando en la conciencia y en la mente del votante…, va creando su marco de percepción de la realidad…, va conformando sus ideas…, va dando forma a su ideología…y, en consecuencia, va a determinar en una buena medida la decisión en las urnas.

 Cuando uno realiza un acto no se abstrae de la realidad en la que vive y en la que se desenvuelve y desarrolla Votar no es un acto tan íntimo, libre y personal como se piensa… Ningún acto humano es libre 100%…y el del sufragio activo menos aún. No somos concientes de lo mucho que nos afecta y que nos determina el entorno en el que vivimos. No piense el lector que el autor de este artículo se considera in-influenciable: en el saco debemos meternos todos. 

No hace falta decir que los partidos con menos medios obtengan menos votos…Sobre todo en un sistema electoral como el nuestro, que es el más injusto, el menos representativo y menos democrático de Europa, donde el voto de un elector puede valer casi 10 veces más que el de otro (en cuanto a coste de escaños, que es lo que importa porque todo depende del número de escaños), rompiéndose así el principio legitimador de toda democracia: la igualdad en el sufragio: 1persona = 1 voto. Principio básico configurador de la soberanía y voluntad popular.  Este principio no existe en la España. Nuestra democracia no es legítima. Cada ley que se promulga, cada reglamento que se aprueba, cada orden que se dicta  y, en general, cada acto que proviene del Estado, no tiene más legitimidad que la que le proporcionan los medios de coacción públicos. Que no se nos engañe diciendo que son consecuencia de las normas aprobadas entre todos porque no es verdad, no responden a ninguna voluntad general. Todo Estado se funda en la violencia, en el monopolio de la violencia para imponer las decisiones que de él emanan (o  si no, nadie las cumpliría).


Responses

  1. Una reflexión profunda y acertada acerca de como la política y la publicidad se funden para lograr lo mismo que con una empresa de ropa. Brillante reflexión y también preocupante. Saludos

  2. Muy buen artículo y muy clarito, felicidades. No entiendo cómo podemos permitir un sistema electoral en el que hay partidos que con la mitad de votos que otros, obtienen tres o cuatro veces más escaños. Con independencia del partido al que uno vote, creo que por el bien de la democracia, todos deberíamos estar interesados en que eso no ocurriera. Se hace necesaria una reforma de la ley electoral para que, dentro de lo que cabe, pueda decirse que esto intenta ser una democracia.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: